ESCOMBROS CONTRA LA AMBICIÓN



Un desastre natural, como el ocurrido el pasado 19 de septiembre, ha puesto en aprietos la agenda política de los aspirantes a la presidencia de la República en el 2018. 


Por Ignacio García

En primer lugar, la caballada del PRI (ya de por sí famélica) y forma, en primer arranque, por los secretarios de estado Osorio Chong, Meade, Nuño y Narro –que ya paseaban la herradura por la alfombra roja de sus caballerizas—han sido puestos, debido a la sabiduría de este sismo, entre la espada y su ambición (porque, pared que los contenga, no se sabe que tengan). El dilema de estos aspirantes está, entre elegir permanecer en su puesto debido a la contingencia que nos ocupa, o salir desbocados en pos del ansiado hueso del 2018.

Si eligen por la primera opción, como sea, les va a ir como en feria, pues los deja igual o peor que como estaban. Igual porque la gris actuación de sus agendas, apenas si les da una mano de gato para distinguirse entre los ciudadanos; peor porque lo que les espera como responsabilidad si no actúan como se debe en esta desgracia nacional, la sociedad se los va a reclamar con todo. Ya de por sí, personajes como Osorio Chong, nos deben, entre otras cosas, Ayotzinapa y demás “verdades históricas" por aclarar. 

Así es que, lo que parece es que a estos personajes les va a temblar sobre temblad, si bien, ya se sabe, el cinismo en política no tiene medida y bien se puede armar un tinglado para que cualquiera de ellos la libre y le suelten la rienda.


Por ejemplo, tal vez, el que en apariencia menos apretados tenga los parejos, es el encargado de repartir los dineros de nuestros impuestos, el secretario Meade (Mid para los que no saben que su apellido es anglosajón o consideran que Mea-de se oye mal). Meade no tiene nada que hacer más que eso: mirar desde la caja fuerte del país y extender cheques al portador al quien se lo pida, haciendo creer que es el bueno de la película.

Ya en los pasillos del PRI que dirige el Clavillazo Reza Ochoa, y de la presidencia, se comienzan a jalar los pelos. Si ninguno de los cuatro arriba es viable ¿Ton’s quién? En tono de broma macabra se habla, por ejemplo, del Bofo Eruviel Ávila como posible solución. ¡Por favor! Pero ojala y sí esto suceda; con este personaje servil, el PRI se hundiría, ya no digamos al tercer lugar como partido, sino al quinto o sexto, pero no de la carrera presidencial, sino de una justa de caballos en la mismísima Feria de Texcoco.

Si los candidatos optan por la segunda opción (soltarse la rienda a pesar de todo), se verán como el capitán de un barco colapsado dejando éste en primer lugar, delante de mujeres y niños. 

¡Qué claro, ha ocurrido en nuestra fauna política! Remember Miguel de la Madrid Hurtado, apoltronado en la silla presidencial en aquel otro S19 de 1985, a la espera de noticias de lo que pasaba afuera de su confortable residencia. 

Pero además, si esto hace el PRI-sidenciable, el discurso que trate de armar sobre "Mi corazón está con México, “Yo si puedo”, “Contigo hasta la muerte”, serían no palabras vacías que el viento se lleva (al menos el aire arrastra las letras) sino serían basura a oídos del ciudadano que trata de ganar con su demagógica letanía.

En la otra esquina, tenemos a ese híbrido siniestro llamado el FRENTE, que lo mismo aglutina a personajes oscuros y sectarios del Opus Dei y el Yunque, que a burgueses de “izquierda”, de la talla de Alejandra Barrales quien como, no sólo susodicha de izquierda, sino dirigente de esa ala, tiene picaporte en estancias lujosas de Miami Beach… Penthouse pagado –dice ella—con recursos propios, pero sin que nadie en este país corrupto se atreva a averiguar de dónde han salido esos dineros de la em-Barrales. 

En este FRENTE levanta la mano Margarita Zavala ¿Imaginas a esta mujer acartonada y estólida, cuyo mérito mayor en política es ser la esposa del siniestro Felipe Calderón, hablando a este México surgido del S19-17? ¿Qué le va a decir una personaje que nunca ha ganado por elección popular, y el puesto camaril que ha ocupado ha sido por influencia del marido y a dedazo puro? Así, cualquiera puede ser diputada ¿Cuándo, durante el mal-mandato de FECAL, se distinguió Zavala por su simpatía (ya de perdida a través de esa liana llamada DIF) entre los que más necesitan en este país? Ahora, que la ambición le apura, en este año Zavala ha salido a dar un tour-ísitco (a dar la vuelta al país) en una gira al estilo Lady Gaga, en que se le ve en un mercado, cargando ridiculamente una canasta de verduras prto como si portara un bolso de piel marca Pravda ¿De verdad tiene Margara un discurso para nosotros desde allí donde su conciencia de lujo y confort operan?

No menos “bonito” resulta ser Ricardo (Richard para los friends) Anaya. Quiere ser presidente de la república pero tiene aspiraciones y anhelos por el american way of life; trata con nice people de los suburbios de Atlanta y educa a sus hijos en escuelas VIP de Worderland. Ah, pero aspira aún así, a darse a entender entre los mexicanos, como los que ahora están en desgracia y no han recibido un solo saludo de solidaridad (aunque fuera en inglés) de este personaje, que ahora hace uña y carne con lo peor de la “izquierda” mexicana.

Para Miguel Ángel Mancera, también enquistado en la fórmula Marx-Opus Dei-Yunque-MaoTséTung, la cosa tiene tres posibilidades 1) Se queda y aguanta leña como la caballada 2) Se va (que ya dijo que no) y ni lo nomina desde su tumba el padre Maciel y sí quema su carrera política. 3) O bien, le apuesta al 2) y también se vale valiéndole madre todo. Entonces que espere al reclamo ciudadano por tanta anomalía en las construcciones caídas en este S19, en donde el moche a sus funcionarios, el soborno, la corrupción, los constructores-carnales elegidos, le caerán como lápidas de 100 Embajadores de Cristo a sus aspiraciones presidenciables.


Finalmente, extraña que AMLO no se haya pronunciado del S19 como “una simulación de la mafia en el poder” en su contra. Palabras repetidas que dejan mucho que desear de quien espera un verdadero estadista. Pero a lo mejor, simulación van a resultar sus esfuerzos si se empeña en el culto a su personalidad y falta de autocrítica. 

Si en vez de actuar con mesura y aceptar la mala actuación de los delegados de su partido MORENA (obvia bajo el rechazo de los ciudadanos), se comienza a defender con el que “me quieren dañar a mí y a MORENA”, nada tiene qué decir tampoco a los ciudadanos.

Porque está visto que para el Peje, toda crítica –incluso la obvia y certera--- no es para él sino un compló destinado a manchar la inmaculada imagen de su partido y por ende (of course, cómo no iba a ser) de él mismo.

Esta actitud suya, contrasta con un “somos uno”, con ese “tú eres yo”, con aquél “tu casa es la mía” mostrados en estos días de insomnio , compasión y desgracia. La gente en México ha demostrado ahora que el culto a lo que el espejo refleja de la propia imagen, se ve roto por el azogue que le falta.






 PapelRevolución®

Entradas populares