Ir al contenido principal

Estudiantes mexicanos fueron cremados, no quemados en vertedero de basura, según los científicos


agence EFE
La cuenta ofrecida por la oficina del procurador general de México de cómo asesinos quemaron los cuerpos de 43 estudiantes secuestrados el 26 de septiembre en el estado sureño de Guerrero "no tiene apoyo en los hechos o en física, química o fenómenos naturales", un grupo de científicos declarado el jueves.
Jorge Antonio Montemayor, un físico de la investigación en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), dijo en una conferencia de prensa que las pruebas aportadas por la oficina del fiscal general indica que los cuerpos fueron incinerados en un crematorio moderno, no las autoridades volcado rurales reclamo fue el sitio de la masacre.
Fiscal General Jesús Murillo Karam anunció el 7 de noviembre que los estudiantes - incluyendo algunos aún vivos - fueron incendiados en un vertedero a las afueras de Cocula.
El incendio duró unas 14 horas, dijo Murillo Karam, citando declaraciones de los tres sospechosos bajo custodia.
Pero si los asesinos utilizan leña para el fuego, habrían necesitado unas 33 toneladas de troncos, lo que implica premeditación y planteando la cuestión de donde habrían comprado esa cantidad de madera, Montemayor dijo el jueves.
También El vertedero Cocula no es lo suficientemente grande para dar cabida a un incendio alimentado de madera capaz de incinerar 43 cuerpos, dijo el científico.
En cuanto a la teoría de que los asesinos utilizaron una combinación de madera y neumáticos para el fuego, el incendio resultante habría producido una columna de humo visible desde varios kilómetros, dijo Montemayor.
Ese tipo de incendio también habría dejado un residuo de caucho derretido y los cinturones de acero de los neumáticos, dijo.
Tras el incendio en el vertedero, según la versión oficial, los huesos de los estudiantes fueron metidos en bolsas de basura y arrojaron a un río cercano.
La oficina del Murillo Karam, dijo el domingo que el ADN de uno de los huesos recuperados del río era un partido con miembros de la familia de uno de los estudiantes que faltan.
Sin embargo, un equipo de especialistas argentinos que participan en el análisis de los restos señalado que ni ellos ni los científicos de la Universidad de Innsbruck Austria que hicieron la identificación tienen conocimiento directo de dónde y cómo se recuperaron los huesos.
Murillo Karam tiene un "problema muy serio", Montemayor observado.
"Dado que no se quemaron en Cocula, queda por aprender que los quemó, donde fueron quemados y quién fue el que proporcionó la información que esos restos estaban en el río", dijo el físico.
Los científicos que cuestionan la versión de las autoridades mexicanas de los acontecimientos planean presentar su análisis a independiente Comisión Nacional de Derechos Humanos de México. 


Entradas populares