Contratos Integrales para Chicontepec


La tercera ronda para licitar nuevos contratos integrales de exploración y producción de petróleo, ahora en Chicontepec, está en curso. El 14 de junio terminó el período de precalificación, el 11 de julio será la adjudicación, días después se firmarán los contratos. Desde el punto de vista técnico-económico será otro fracaso. Eso no importa a transnacionales ni a burocracias; a ambos les interesa promover la privatización furtiva de Pemex y los negocios turbios.
 
Seis bloques en Chicontepec
Se sabe que, con base en la contra-reforma energética de 2008, Pemex ha venido licitando bloques para la exploración y producción de hidrocarburos, primero en el sur, luego en el norte y ahora en Chicontepec, después seguirían las aguas profundas del Golfo de México. Sin embargo, la burocracia en turno de Pemex no informa a la sociedad mexicana ni siquiera en su página electrónica, prefiere hacerlo “en corto” a los inversionistas privados y a las agencias extranjeras.
Un total de 16 empresas y consorcios, entre los que se encuentran la española Repsol y la china Sinopec, calificaron la etapa final en una licitación de una nueva ronda de contratos para exploración y producción de crudo en México, lanzada por Petróleos Mexicanos (Pemex) (Reuters, en La Jornada, p.33, 19 junio 2013).

La licitación, la tercera de este tipo que pone en marcha Pemex, es para seis bloques del proyecto geológicamente complejo de Chicontepec, donde se calcula que se encuentran 40 por ciento de las reservas petroleras del país, pero que requiere cuantiosas inversiones para desarrollarse.
Las áreas a licitar son Pitepec, Amatitlán, Soledad, Miquetla, Huamapa y Miahuapan y poseen en conjunto 3 mil 195 millones de barriles de petróleo crudo equivalente (bpce). La calidad del crudo es de mediana a ligera. El resultado de la licitación se dará a conocer el 11 de julio.
Repsol Exploración México, filial de la española, concursará por los seis campos, mientras Sinopec International Petroleum Service Mexico, brazo mexicano de Sinopec lo hará por dos: Miqueta y Pitepec, este último es el de mayores reservas PPP (probadas, probables y posibles) entre los campos a licitar, de mil 48 millones de bpce.

También participa en consorcio Schlumberger, la mayor compañía en el mundo de servicios para campos petroleros, y Halliburton, la segunda mayor de este tipo de servicios. Ambas concursan por las seis regiones, según información de Pemex.

Chicontepec, descubierto hace más de 80 años y ubicado a lo largo de la costa del Golfo de México, ha recibido millonarias inversiones pero la producción ha estado por debajo de las expectativas, debido a la complejidad geológica del proyecto, lo cual encarece significativamente la extracción.

México es uno de los 10 mayores productores de crudo del mundo y busca apuntalar su producción, que llegó a máximos de 3.38 millones de barriles por día (bpd) en 2004 y luego comenzó a declinar. No obstante, en los últimos años ha promediado 2.5 millones de bpd.
Como resultado de la reforma energética de 2008 abrió la puerta al capital privado bajo ciertas reglas y limitaciones, aunque ha sido la mayor apertura desde la nacionalización de la industria petrolera en 1938.

Repsol concursa en todo
La política que sigue la administración en turno de Pemex es perversa. Ahora promueven la exploración en Chicontepec, región de México donde hay menos petróleo. Probablemente, a Repsol se darán concesiones en la región de Poza Rica. Repsol es una “petrolera” española que NO tiene petróleo propio, tampoco tiene experiencia, está conformada por geólogos sudamericanos y algún mexicanito “colado” de formación minera. Lamentablemente, Repsol es la favorita del gobierno para hacer negocios sucios.

Debe recordarse que Repsol es una transnacional de rapiña y sus turbios manejos fueron puestos al descubierto en Bolivia y Argentina. En México, participa activamente de la privatización furtiva, de la electricidad y del gas. En el primer caso, aliada con otras transnacionales españolas genera ilegalmente energía eléctrica, en el segundo caso, explora y produce (ilegalmente) gas seco en Burgos y distribuye a la CFE el gas importado de Perú para abastecer a las centrales eléctricas privadas.
El gas que Repsol importa lo revende a la CFE a precios de Asia. Sí, la española se negó a cumplir el contrato previo y, por tanto, no respeta los precios internacionales, simplemente impuso precios 6 veces más altos.

Otorgarle cualquier concesión o contrato a Repsol es antinacional e indignante. Por lo demás, el gobierno dice que en Chicontepec se encuentra el 40% de las reservas de petróleo. Eso mismo repiten sus voceros oficiosos a sueldo. Omiten precisar que se trataría de reservas 3P (posibles), todavía muy lejos de catalogarse como reservas probadas.

Además, omiten que el factor de recuperación en Chicontepec es bajísimo, no llega al 10%, lo cual sería mucho pues estará apenas en 2 (dos) por ciento.

Chicontepec fue irracionalmente explotado desde la década de los 70s del siglo pasado. Se perforaron miles de pozos, el gobierno vorazmente sacó el petróleo que pudo, lo demás allí quedó. Sacarlo ahora no es fácil ni económico.

Pero a las transnacionales les interesa entrar al negocio, constitucionalmente prohibido, para posicionarse. Este es el resultado de la contra-reforma de 2008 que todos los partidos políticos (incluida la llamada “izquierda” electoral) aprobaron sin chistar.


Entradas populares