Videgaray insiste en privatizar a Pemex



El discurso es el mismo, dogmático, mentiroso y falso, y lo repitió ante banqueros del grupo español Santander. La prioridad de Peña Nieto es la contra-reforma energética. Ah!, pero ahora la privatización no es privatización, le llaman "pluralismo económico".

Pluralismo económico privatizador

El primer paso del gobierno federal en la serie de reformas económicas que pretende impulsar será dado en el terreno energético. Se trata de tener un sistema regulatorio que permita a las empresas unir fuerzas con Petroleos Mexicanos (Pemex) en un marco orientado al mercado, explicó Luis Videgaray Caso, secretario de Hacienda y Crédito Público, en un foro con miembros de la comunidad de inversionistas y empresas privadas de Latinoamérica (González R., en La Jornada, p.27, 18 ene 2013).

La secuencia de reformas que planteará el gobierno federal, anticipada por Videgaray Caso, comenzará a andar tan pronto comience el siguiente periodo ordinario de sesiones del Congreso el primero de febrero. Consiste en un paquete de cambios que, adelantó, incluye propuestas para promover la asignación de préstamos al sector productivo por parte de la banca comercial, una mayor competencia en el sector de las telecomunicaciones desde la telefonía celular hasta los medios de comunicación y en la industria energética, hoy dominada por Pemex y la Comisión Federal de Electricidad.

El crecimiento económico necesita reformas y para ello es necesario adoptar un pluralismo económico, declaró Videgaray, en la última jornada de la 17 conferencia anual de directores de empresas de América Latina, organizada por el Grupo Santander. El foro reunió a los responsables de 280 fondos de inversión y de 160 grandes compañías privadas que cotizan en los mercados de valores de la región. México es una democracia vigorosa y el presidente Enrique Peña entiende que es nada más a través de acuerdos con la oposición como el país podrá aplicar las reformas que necesita para lograr un incremento de la productividad y mayores tasas de crecimiento, abundó.

Una vez que la propuesta de reforma constitucional en materia educativa ha recibido el respaldo de la mayoría de los congresos locales –requisito para validar los cambios constitucionales realizados por el Congreso de la Unión–, explicó Videgaray, el siguiente paso en la agenda de reformas que impulsará el gobierno federal está directamente relacionado con la economía e involucrará a los sectores de telecomunicaciones, energía y bancario.

Arrasar con telecomunicaciones y energía

Videgaray destacó el trabajo de Peña Nieto con la “oposición”, previo ala presentación de las iniciativas, en el marco de la firma del Pacto por México. Co esa sucia política, Peña y Videgaraycreen que ya tienen el aval legislativo necesario para atracar a la nación.
Consecuentemente, anunció arrasar con el sector de las telecomunicaciones, actualmente privatizadas, supuestamente para “introducir mayor competencia”, lo que incluye a la telefonía celular y medios electrónicos.

Pero, lo más importante para Videgaray es la reforma energética.
El operador de Peña dijo que México tiene un potencial enorme para ofrecer a empresas del país, sobre todo a las pequeñas y medianas, energéticos de calidad a bajo costo. No ocurre así porque, dijo, tenemos uno de los marcos regulatorios más rígidos.

Recordó en la entrevista que, en noviembre de 2011 concedió Enrique Peña Nieto –quien entonces todavía no era el candidato de su partido a la Presidencia– al diario Financial Times, en la que el hoy presidente llamó a superar atavismos ideológicos respecto del régimen legal de Pemex, que limita la participación de capital privado en las áreas de exploración y extracción de crudo.

Ahora, siguió Videgaray, la reforma energética es una de las cosas más importantes que se tienen que hacer y será para beneficio de la mayoría de los mexicanos. Los cambios que buscará el gobierno federal en el sector no son privatizar Pemex ni mucho menos privatizar las reservas de petróleo, sino tener un sistema regulatorio que puedan las empresas unir fuerzas con Pemex en un marco orientado al mercado, que permita atraer capital para explotar los inmensos recursos naturales del país.

Demagogia como argumento

Videgaray habla de falsedades. Ofrece privatizar a Pemex para ofrecer “energéticos de calidad a bajo costo”. ¿De veras, cuáles? No lo dice, ¿sabrá que son los energéticos? ¿Actualmente Pemex ofrece energéticos de baja calidad y el sector privado es mejor? No lo explica pero lo afirma e incurre en falsedades.

Con la privatización NO habrá ningún bajo costo por la simple razón de que el capital
cobra los precios, de cualquier producto, a un nivel mayor a sus costos de producción al asociarles la correspondiente ganancia, cuestión que no ocurre en el caso del sector estatal de la economía. O, ¿apoco los privados van a extraer el petróleo crudo a un menor costo, van a producir las gasolinas y demás productos petrolíferos a un menor costo y las venderán a un menor precio? Nunca lo harán. Videgaray miente para imponer la contra-reforma, después dirán otra cosa, qué los mercados se pusieron nerviosos, que tienen dudas sobre el clima o cualquier otra tontería.

¿Superar atavismos ideológicos?, como declaró Peña al Financial Times? Eso es precisamente lo que NO hacen Videgaray y Peña, pues están mortalmente atados a los atavismos del neoliberalismo, son ellos los que privilegian la ideología primitiva y voraz del capital salvaje.

¿Beneficios para la mayoría de los mexicanos? Se trata de una burla, la mayoría de mexicanos que constituimos a la nación viviente ni siquiera hemos sido consultados y no estamos de acuerdo en el atraco de Peña para entregar a Pemex al capital transnacional.

Tan miente Videgaray que su inconciente los traiciona. Dice que esa reforma, orientada al mercado, es para “que permita atraer al capital para explotar los inmensos recursos naturales del país”. Eso significa, explícitamente, entregar tales recursos a las transnacionales, incluido el petróleo y el gas.
Actualmente, ese capital ya explota los minerales de todo tipo, el agua, el viento, el espectro radioeléctrico, entre otros. ¿Ha habido algún beneficio para los mexicanos? Ninguno. ¿Esas transnacionales han promovido el crecimiento económico del país? Ninguno o que Videgaray lo demuestre si es que puede. Ese “pluralismo económico” no es tal, además de ser una expresión borrosa y demagógica, no implica ningún pluralismo, ni siquiera en el concepto torcido de “democracia” que acostumbra el capital. Se trata de un simple eufemismo para referirse a la privatización, fea palabra que disgusta a Peña y a Videgaray.

Entradas populares