FORO POPULAR CONTRA REDD+ en San Cristobal de las Casas, Chiapas


En oposición al mecanismo oficial que “pretende poner precio a selvas y bosques”, las organizaciones discutirán “soluciones al cambio climático y sus implicaciones sobre la biodiversidad


 por Hermann Bellinghausen
f/Luz del Alba Belasko

  Los próximos días, San Cristóbal de las Casas, Chiapas, será escenario de un excepcional debate sobre las políticas ambientales oficialistas y las propuestas alternativas de organizaciones independientes, especialistas y representaciones comunitarias de todo el continente. 

Servirá de catalizador para la reunión de gobiernos subnacionales de seis países, encabezada por el mandatario chiapaneco Juan Sabines Guerrero los próximos días 25, 26 y 27, para negociar la implementación del programa Reducción de Emisiones por Deforestación y Degradación Forestal (REDD plus). 

La promoción de compensaciones subnacionales de REDD por parte de la Fuerza de Tarea de gobernadores para el clima y los bosques (GCF por sus siglas en inglés) “puede agudizar la crisis climática al permitir que las industrias sigan contaminando sin reducciones reales de emisiones de carbono por deforestación”, explicó Paloma Neuman, de Greenpeace, al presentar el documento Espejitos por aire, que plantea una crítica revisionista del proyecto gubernamental. 


 Se efectuarán dos encuentros independientes que plantean un rechazo más frontal al mecanismo trasnacional iniciado por el ex gobernador de California Arnold Schwarzenegger. Uno lo convoca la Vía Campesina.
 

El otro, un abanico de decenas de organizaciones de todo el continente, que incluye a comunidades de la región Amador Hernández en la selva Lacandona, a organizaciones afectadas por la “economía verde”, así como Otros Mundos, Amigos de la Tierra Internacional, Nat Brasil, Indigenous Enviromental Network, Red de Mujeres Indígenas sobre Biodiversidad de América Latina y el Caribe. 

En oposición al mecanismo oficial que “pretende poner precio a selvas y bosques”, las organizaciones discutirán “soluciones al cambio climático y sus implicaciones sobre la biodiversidad y los pueblos originarios” durante la Semana Popular contra REDD y sus gobiernos. Los convocantes sostienen que el mecanismo “no respeta los derechos de pueblos indígenas”.  Las comunidades de Chiapas “no han sido suficientemente informadas ni consultadas, ni el programa prevé la pertinencia cultural de sus objetivos y medios”. REDD “incentiva la destrucción de la biodiversidad”, añaden. “Los estados subnacionales, las empresas y los organismos multilaterales conceptualizan el término de bosque al incluir plantaciones cuya sobrevivencia demanda grandes volúmenes de agrotóxicos y agua”.


 
 El mecanismo “no soluciona el cambio climático ni se enfoca en la urgente disminución de gases en los países industrializados, y permite que sigan contaminando mediante la ‘compensación’”. La falta de permanencia del carbono forestal capturado hace de REDD “un engaño”, que sin embargo “responsabiliza a las comunidades indígenas y campesinas del sur intertropical” como “sumideros del dióxido de carbono que los países del norte industrial emiten”, obligándolas a constituir reservas boscosas, o las criminaliza si se oponen.

 Bajo el esquema de REDD se materializa el desalojo de los pueblos “para arrasar las selvas y dar lugar a plantaciones”. Los se quedaron en sus territorios, “al disminuir sensiblemente el precio mundial de los biocombustibles han sido encarcelados por tumbar las palmas aceiteras”. 


Según los convocantes de la Semana Popular, el mecanismo REDD “divide y enfrenta a las comunidades” y es “contrainsurgente”. La aceptación del proyecto en Chiapas por la Comunidad Lacandona, “un pueblo indígena inventado por el gobierno hace 40 años para llevar adelante su negocio de la extracción de maderas finas”, confronta a las comunidades vecinas de Montes Azules. En abril de 2011, recuerdan, “en ceremonia oficial, el gobernador les entregó armas y uniformes para hacer rondas en el perímetro colindante con las comunidades tzeltales en resistencia que se oponen al paso de la llamada brecha Lacandona, que consolidaría los contratos de despojo”. 

 El mecanismo “promueve la descampesinización”, es “antidemocrático” y “un robo a la Nación” porque su “impostura climática pretende trasnacionalizar la biodiversidad del trópico húmedo mexicano”. Crea bases para la especulación de bonos de carbono forestal, un “comercio del aire” que impacta “la propiedad y control de la tierra al crear nuevos regímenes de privatización”.

-------------------------------------------------------------------------






 
Jeff Conant, Friends of the Earth, U.S.
24 septiembre 2012

Buenos dias a todas y a todos. Es un honor poder estar aqui en tierra Chiapaneca. Quiero empezar por dar mis gracias a los que organizaron este evento, y a todos que me han recibido aca. Estoy hablando hoy como representante de la organizacion Amigos de la Tierra, en estados unidos, pero es mas, como un ciudadano del estado de California. Estoy hablando tambien como una persona que he pasado un buen rato en visitas a Chiapas. Los bosques, la tierra, y los pueblos de Chiapas tienen un lugar muy especial en mi corazon.

Es asi como ciudadano de California, la septima economia mas grande del mundo, que quiero manifestar mi desacuerdo, y el desacuerdo de mucha gente y muchas organizaciones, con el acuerdo que se esta haciendo entre California, Acre, y Chiapas. Creemos  que este acuerdo va a resultar mal para Chiapas, y va resultar mal para California.

En una carta que enviamos al gobernador Jerry Brown el mes pasado, manifestamos que, “mientras California puede y debe tomar un rol muy importante en la lucha contra la crisis climatica, desarollando una programa de REDD+ basado en compensaciones y bonos de carbono riesga desgastar recursos finitos en un mechanismo de politica que sera ineficiente, inefectivo, y que puede ser muy nocivo a las vidas y las viviendas de pueblos indigenas y comunidades locales.”

Porque dijimos esto al gobernador de California, y porque lo estoy repitiendo a ustedes hoy?

Son tres razones principales: las compensaciones no funcionen para bajar emisiones; los programas de REDD en general parecen servir a los grandes intereses economicas sin atacar a raiz el problema de cambio climatico; y la supuesta proteccion de bosques, si esta implementado sin consideracion para los derechos y las perspectivas de los pueblos indigenas, genera conflictos, despojo, y hasta violencia.

Uno por uno: creemos que la industria en California debe reducir sus emisiones en la fuente de los emisiones, y no atraves de mechanismos del mercado, como son las compensaciones.

En 2006, el estado de California aprobo una ley que requiere que el estado a reducir sus emisiones a niveles de 1990, por al año 2020. Es una ley que a muchos ambientalistas nos gustó, por su compromiso a combatir a la crisis climatica, que creemos es el peor crisis que jamas ha enfrentado a la humanidad.

Pero hace dos años, introdujieron una nueva resolucion que le saque el corazón de la ley. Segun esto, hasta 20 por ciento de las reducciones de emisiones pueden hacerse a traves de compensaciones. Bueno, 20 porciento, dices, no es tan mal. Pero resulta que el mismo porcentaje – un 20 por ciento – de las emisiones del estado de California estan generados por las industrias grandes – los petroleras, las refinerias, la generacion electrica, las fabricas. Entonces, vimos que esta industrias iban a tener que bajar su contaminacion climatica solo en papel. Solo en papel, y no en el mundo real, donde vivimos todos nosotros.

Ahora, cuando piensen en California, ustedes a lo major veen imagenes de playas bonitas, de gente blanca y rica, de Hollywood, de California pues, no es cierto?

Pero resulta que la mitad de la gente en California viven dentro de diez kilometros a una mayor fuente de contaminacion. Y resulta que, de esa gente, la mayoridad son pobres, y son Africano-Americans, o Mexicanos, o imigrantes de algun lugar, que fueron a California buscando el sueño americano. Y resulta que, por vivir tan cerca las industrias, estan sufriendo padicimientos cronicas de la salud, como el asma, el cancer, la enfisima, y otras enfermedades provocadas por la contaminacion.

Para ellos, la contaminacion, y la crisis climatica, no es abstracto – es un hecho que les efecta dia tras dia. Y la idea que las grandes industrias pueden seguir contaminando con la compra de bonos de carbono, vendidos de Chiapas o de Acre, o de cualquier otro lugar, las cae muy mal.

Es por eso que, el año pasado, varios grupos de justicia ambiental lanzaron un juicio en contra de esta provision. Pero, por mucha intervencion de las fuerzas de la industria, perdieron el caso en la ultima ronda, y la ley sigue en marcha. Y las industrias siguen provocando canceres a nivel local, y aumentando a la crisis climatica a nivel global.

Donde vivo yo, tenemos el gusto de ser anfitriones a la refineria mas grande del estado, del petrolero Chevron. Chevron es el negocio mas grande en California; es el mas responsable para las emisiones de gases de efecto invernadero; y es una de las diez empresas mas ricas en el mundo. El año pasado, Chevron registro ganancias de lucro de $27 billiones de dolares.

Bueno, el 4 de agosto del mes pasado, hubo un incendio en esa planta de Chevron. Un pequeño inciendio, que solo duro unos cuantas horas, y lleno todo el cielo con un nube toxico. Dentro de dos dias, 9000 personas fueron al hospital con problemas respiratorias. Y Chevron no solo no quiere pagar los daños, no quiere tomar responsibilidad por sus emisiones. Prefiere que el estado de California lo subsidia con compensaciones, ganados en su negocio con Chiapas. Y esto, a muchos de nosotros, nos parece criminal.

En punto dos voy a ser muy breve, porque los detalles son tan complicados que ningun ser humano los puede llegar a entender. Pero, en terminos fundamentals, las compensaciones, los offsets como los llamamos en ingles, son una forma de especulacion del Mercado tanto como los famosos derivatives que nos llevaron a la crisis financiera. Hay un sin fin de estudios que muestran que no solo no bajan las emisiones, sino que evitan la implementacion de cualquier medida real de hacerlo. Y los espaculadores mas grandes en el Mercado de carbono son las mismas empresas de energia que van ganando en primer lugar. Y esto nos parece, tambien, criminal.

Punto tres: lo que el estado de Chiapas, y el estado de Acre tambien, estan presentando como proteccion de bosques se ve muy bonito a los ambienalistas en California. Pero visto mas de cerca, sabemos que las dinamicas de proteccion de los bosques son tantito mas complicados: que sin tenencia a la tierra, y sin reconocimiento de los derechos humanos y los derechos indigenas, y sin consultacion previa, libre e informado, proteccion de bosques facilmente se manifiesta como engaño, despojo, y desalojo.

Cuando vi en primer lugar este pamfleto que el gobierno de Chiapas distribuyó en la cumbre de Cambio Climatico de las naciones unidas en Cancún en 2010, pense, que interesante, el estado de Chiapas, que tiene tanta historia de conflictos agrarios, ya esta invertiendo en programas de detener al cambio climatico. Y cuando vi este dato, que entre 2006 y 2010 el estado habia evitada la deforestacion por la via de remover 172 grupos o comunidades de las areas naturales protegidas, pense, de que se trata esto? Bueno, Flaviano ya les dije de que se trata: del despojo de comunidades supuestamente 'iregulares,' pero que tienen decadas, si no mas, viviendo de manera pacifica en sus lugares. 

Para los que estamos en desacuerdo con los programas de REDD, es en gran parte porque entendemos que a los gobiernos del mundo les importa nada los derechos de los pueblos indigenas. Demandamos e insistimos que programas de REDD, si es que tienen que proceder, a fuerza deben basarse en respeto a los derechos de los pueblos indigenas, claras reglamentos de tenenica de la tierra, y procesos de consulta y participacion amplias, transparentes, y integrados en las perspectivas y las cosmovisiones de los pueblos. Y si es que logran hacer todo esto, no son entonces programas de REDD, sino otra cosa, porque vemos que los programas de REDD, iniciados por los elites del gran capital y apoyados por las instituciones inhumanas como el banco mundial, no son para detener la crisis climatica, sino para escapar de la crisis financiera.

En California, cuando los grupos de justicia ambiental – los que hablan con, y por la gente mas impactada por la contaminacion industrial – estaban consultadas sobre esta ley, dijeron rotundamente que no estaban de acuerdo. Y por los intereses de la industria, la ley procedio igual. Y si este es lo que paso en California, donde habia consulta, que va a pasar en Chiapas?

Para terminar, la semana pasada, hablemos con un official en el gobierno de California, quien nos dijo que, por razones economicas, el gobierno del estado no viene a Chiapas para participar de manera directa en los eventos de esta semana. Y, aparte del hecho de que son buenos ambientalistas por no volar y contribuir al calentamiento global, me parece una gran lastima. Es una pena, porque lo veo muy importante que los oficiales del estado donde vivo, y que armó este acuerdo en primer lugar, hablen con las comunidades que no estan de acuerdo. Porque proteger al medio ambiente no es solo una cuestion de bajar la emisiones de gases. Es una cuestion de entender y enfrentar el contexto social, el contexto cultural, hasta el contexto espiritual. Un acuerdo así no puede hacer solo un acuerdo entre los estados, debe ser tambien un acerdo entre los pueblos. Entonces, en el regreso a California, vamos a seguir hablando con los oficiales del estado, y les vamos a señalar que, tanto en Chiapas como en California, todos queremos combatir al cambio climatico – eso si – pero no todos estamos de acuerdo con sus planes de como hacerlo.



Entradas populares