“Zapata y la Revolución Mexicana” en Ocoyoacac

En el marco de los 100 años del Plan de Ayala el FTE de México realizará el foro “Zapata y la Revolución Mexicana”, el 21 de abril de 2012, a las 17 hs., en la Casa de la Cultura de Ocoyoacac, Estado de México.


Hace cien años, en Villa de Ayala, fue proclamado por el Ejército Libertador del Sur, el Plan de Ayala. Este programa le dio independencia política a la Revolución Mexicana. El programa se llevó a la práctica en La Comuna de Morelos, habiéndose expedido un conjunto de leyes agrarias y obreras.

El zapatismo y villismo fueron la expresión verdadera de la Revolución Mexicana que resume una historia de siglos de lucha de los campesinos mexicanos por el derecho a la tierra. La Revolución representa la más grande irrupción de masas después de la guerra insurgente de Independencia (1810). Es también la más alta expresión de la resistencia activa, en las nuevas condiciones de desarrollo capitalista, y continuación de los históricos levantamientos en defensa de la tierra y sus recursos después de la conquista española.

La importancia de la Revolución fue pervertida por los gobiernos en turno, encargados de tergiversarla a conveniencia, a través de la historiografía oficial, los discursos municipales y versiones superficiales y esquemáticas. Pero esa no es toda la historia.

Sigue faltando, sin embargo, estudiar a la Revolución Mexicana, hoy casi olvidada o reducida a la simulación del nuevo Estado reconstituido por Obregón, Carranza y sucesores.
Salvo Ricardo Flores Magón, la izquierda mexicana, secularmente inexistente desde el punto de vista político, ha menospreciado a la Revolución dejando el campo libre a sus detractores.

Hace falta una adecuada comprensión del movimiento revolucionario, no solo en sus aspectos históricos y teóricos sino políticos, para expresar los anhelos inconclusos del pueblo mexicano en las condiciones actuales. Fueron los electricistas de la Tendencia Democrática del SUTERM quienes más se interesaron en entender al movimiento revolucionario. Nuestro programa, la Declaración de Guadalajara (1975) tenía como subtítulo “Programa para llevar adelante a la Revolución Mexicana”. En las condiciones de la época, este programa fue de corte nacionalista avanzado, entendido como un programa basado en las nacionalizaciones, de la tierra, recursos naturales y sectores estratégicos de la producción.

Actualmente, la Revolución ya no cabalga a caballo ni por inexistentes trenes, pero su pertinencia es irremplazable. Más aún, hay raíces vigentes, luego de innumerables regresiones en favor del capital nacional y extranjero que se ha apoderado del gobierno, de los recursos naturales y del patrimonio colectivo de la nación.

Cien años después, el movimiento obrero sigue postrado entre la corporativización política y económica con el Estado, la conciliación de clases y la persistente destrucción auspiciada por el imperialismo y sus agencias contrainsurgentes. La característica principal es la carencia de independencia de clase, la corrupción y la desnaturalización de las organizaciones sindicales. Esto ha llevado a que, teniendo una enorme fuerza social consecuencia del desarrollo capitalista, sin embargo, se tiene una enorme debilidad política, navegando sin brújula en el desconcierto y la confusión.

Hoy, cuando el ejido prácticamente ha desaparecido, hace falta un programa propio, la organización que lo haga posible y una dirección consecuente. En cierto sentido estamos peor que hace cien años. Pero existe la necesidad de potenciar cambios de fondo, mismos que difícilmente podrán lograrse por la vía electorera; es necesaria la acción organizada e independiente del pueblo mexicano.

El FTE de México es parte de la lucha del pueblo de México y contribuye enarbolando nuestro Programa Obrero, que tiene hondas raíces y ha sido forjado por lo mejor de la tradición obrera de las últimas cinco décadas. Por ello reiteramos la urgente necesidad de reorganizar democráticamente al movimiento obrero mexicano, articulando las demandas obreras con las de la nación, en su perspectiva socialista, única alternativa para la verdadera transformación social en nuestra época.

Nuestro programa es de transición y requiere el concurso de todos los mexicanos, en el ánimo de reanudar la Revolución Mexicana, misma que consideramos interrumpida y violentamente traicionada por los sucesivos gobiernos en turno.

Esta vez, con motivo de los cien años de la proclamación del Plan de Ayala, nos proponemos estudiar mejor a la Revolución, en su contexto histórico, teórico y político considerando las experiencias del mundo, con base en los documentos zapatistas y villistas, las imágenes, los corridos y los versos, destacando la vigencia del programa zapatista.

En una reflexión en voz alta, el Frente de Trabajadores de la Energía, FTE, de México realizará el foro “Zapata y la Revolución Mexicana”, con una presentación a cargo del Dr. David Bahena, el sábado 21 de abril de 2012, a las 5 de la tarde, en la Casa de la Cultura de Ocoyoacac, Estado de México.

En el foro será presentado también el documental “Corazón de la Tierra: mujeres en la minería”, de Luz del Alba Belasko, en una realización de Cazaimagen; así como el video “Presencia del FTE de México en el 16 Congreso Sindical Mundial”, realizado en Atenas, Grecia.

Invitamos al pueblo mexiquense a participar activamente.

 La entrada es gratuita.

¡Viva Tierra, Energía, Viento, Agua y Libertad! ¡Proletarios del mundo, Uníos!
 



Frente de Trabajadores de la Energía, de México

Entradas populares