Un pueblo en resistencia contra el crimen organizado


El Concejo Mayor  reconocen 2 muertos y 2 heridos, declaran como FALSA la información difundida por la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) de Michoacán y tambien que es FALSA con respecto a enfrentamientos con otras comunidades.  Integrantes del Consejo se deslindan de esos asesinatos de seis comuneros de El Cerecito y exigen que la PGR y la Comisión de Derechos Humanos investiguen los hechos ocurridos, en los que murieron dos de sus compañeros.

Apoyo al Pueblo de CHERÁN 
 
Cherán es un pueblo indígena purépecha de 16 mil habitantes, enclavado en las montañas del estado mexicano de Michoacán. Desde el año 2008, está sometido al acoso de talamontes que, protegidos por grupos armados del crimen organizado, están destruyendo los bosques de la región, secuestrando, torturando y asesinando pobladores, violando mujeres, quemando ranchos, robando herramientas y ganado y en general humillando a la gente.

Bienvenidos a Cheran. 

Desde el 15 de Abril, despues de ver como los talamontes destruian sus bosques sin que las autoridades tomaran medidas a pesar de sus quejas, el pueblo de Cheran en la meseta Purepecha decidio tomar cartas en el asunto, creando su policia comunitaria (la ronda) y evitando la entrada de los delincuentes a su comunidad, sin embargo, el pueblo vive en estado de sitio sin que puedan trabajar en sus tierras, a pesar del enfoque policiaco.militar del actual gobierno, hasta la fecha la policia y el ejercito brillan por su ausencia y el pueblo enfrenta los AK 47 con palos, piedras pero sobre todo con organizacion y valor.


Niño de Cheran.
Los niños de Cheran y sus padres desean la normalidad, han tenido que cerrar escuelas debido a sus enfrentamientos con el crimen, y viven cuidando las barricadas (fogatas), las autoridades escolares han manifestado que los pasaran de año por la situacion que vive el pueblo.
Municipio Purepecha de Cheran, Michoacan.


El Estado mexicano los abandonó: las repetidas denuncias que interpusieron los cheranenses ante autoridades estatales (PRD) y federales (PAN) no fueron respondidas con acciones para protegerlos. A nivel municipal (PRI) fue peor: la policía local actuaba en complicidad con los malhechores y también mató personas.

Éste no es un caso aislado: situaciones similares se pueden encontrar a lo largo de Michoacán y del país. La diferencia es que, el 15 de abril de 2011, las mujeres cheranenses se movilizaron para detener las actividades de los delincuentes y, apoyadas por sus hombres, consiguieron expulsarlos del pueblo, junto con la policía y el alcalde corrompidos.

Sus objetivos se expresan en tres demandas: seguridad, justicia y reconstrucción de los bosques.
En términos prácticos, esto significa lo siguiente:

a) Que las autoridades cumplan su obligación de mantener el orden en los bosques y de perseguir y desmantelar las células del crimen organizado que amenazan a Cherán.
b) Que se realice un esfuerzo serio de reforestación y reconstrucción del bosque.
c) Que se reconozca en la Constitución de Michoacán el derecho de las poblaciones indígenas, y en particular de Cherán, a elegir autoridades locales mediante el sistema de usos y costumbres (como en el estado de Oaxaca), y no obligatoriamente mediante elecciones en urnas y partidos políticos: los cheranenses dicen que para el crimen organizado fue más fácil hostigar al pueblo porque lo encontró dividido por enconos partidistas.

Dolor Purepecha.
"Duele hablar de nuestros muertos y desaparecidos"
Municipio Purepecha de Cheran Michoacan


El costo ha sido muy alto: tres muertos, un herido muy grave y varios desaparecidos desde el 15 de abril, para sumar un total de 12 muertos y seis desaparecidos desde 2008.

En el plano económico, también están en graves apuros: los cheranenses controlan las calles de su pueblo y todos los accesos, pero no tienen armas ni elementos suficientes para vigilar las enormes extensiones de bosque en los alrededores (el gobierno sigue sin cumplir su obligación de vigilarlos), y de él dependen: su principal sustento son las actividades forestales y agrícolas, que ahora no pueden realizar. A varios de quienes se han atrevido a ir a ver a sus animales o trabajar sus parcelas, los asesinaron o desaparecieron.

Las “fogatas” son ahora el eje de sus vidas: las utilizan para la vigilancia, para compartir información, para discutir las decisiones a tomar y, además, como cocinas comunitarias, porque las familias que han perdido sus ingresos encuentran ahí comida para sus niños.
Más allá del apoyo político que Cherán necesita, hay urgencia de ayuda económica. Ellos dependen de lo que las personas y organizaciones solidarias les envían.

Nosotros podemos colaborar mediante donaciones que se pueden enviar directamente a la cuenta de la Comisión General de Cherán (constituida por 16 personas; cuatro coordinadores generales por cada uno de los cuatro barrios del pueblo).

Ésta es una gran forma de apoyar a estas comunidades en Resistencia.

Ayudemos a Cherán.


Donaciones:
Banco: Bancomer
Nombre: Comunidad Indígena P’urhépecha de San Francisco Cherán
Cuenta: 00 74 67 77 15 01 83 92 90 00
Código Swift: BCMRMXMMCOR
Clave interbancaria: 01 24 86 00 18 39 29 00 03










SdPapelRevolución ®
 F/archivo®

Entradas populares