El Procurador del Estado de México, da el "Pitazo" a Carteles del Sur de que la Marina irá en Breve por Ellos

* Sureños consideran que Castillo Cervantes de comportó como "halcón" a sueldo de los capos que la Marina va a buscarlos.
 
* Ya parece que cuando los marinos lleguen los maleantes seguirá ahí, dicen sarcásticamente los apanicados surianos.
 
* El fiscal estatal, o se pasó de ingenuo, más bien pecó de desfachatez al poner sobre aviso a los delincuentes.



JorgeDiazNavarro

El procurador mexiquense, Alfredo Castillo Cervantes dejó patidifusos a los sureños cuando estos se enteraron del anuncio que hizo el jueves anterior, en el sentido de que su dependencia, la PGJEM y elementos de La Marina, preparan una incursión en toda la región sur de la enti- dad para limpiarla de narcotraficantes y sicarios.

Lejos de que el anuncio del fiscal estatal causara alegría a los sureños, provocó enojo e incrementó más el pánico que se vive en la zona, toda vez que el funcionarios mexiquense se comportó como un soplón, como un chivato, pero más propiamente como un " halcón" a sueldo del crimen organizado al darles, a través de los medios, el "pitazo" que ahí van por ellos, para si tomar sus medidas tales como esconderse o salir temporalmente de la región, a fin de que no sean encontrados y capturados.



La infidencia de Castillo Cervantes, de acuerdo a varios apanicados sureños, estaría acreditando que "la iglesia está en manos de Lutero",    porque ya parece que los capos y los sicarios van estar esperando a los marinos y ministeriales tomando el fresco bajo los arboles de las plazas pueblerinas del sur.
Cuando los marinos lleguen, dicen los afligidos sureños, de seguro que no habrá ningún maleante a quien detener. Ahí podrán estar los elementos de la SEMAR, tres o cuatro días, o tal vez más, recorriendo hasta el último rincón de Tejupilco, Luvianos, Amatepec, Tlatlaya o los más de 20 municipios de la región para no encontrar nada ya que los interfectos habrán emprendido el vuelo gracias al "pitazo" que "sin querer queriendo" les dio el señor procurador, quien para muchos surianos, se pasó de ingenuo, o pecó de desfachatez.

En esa conferencia de prensa Alfredo Castillo Cervantes manifestó que el estado de Guerrero y la Policía Federal se están haciendo cargo de las investigaciones por el enfrentamiento que se suscitó el miércoles en Bejucos, donde murieron cuatro sicarios de "La Familia", un agente de inteligencia de la PFP y el chofer de un camión de carga y resultado heridos 11 policías de la Federal Preventiva.
El procurador aseguró que su dependencia mantienen permanente comunicación con las fuerzas federales porque continuarán los operativos en el sur del Estado de México en los límites con Guerrero.

Por otra parte, el escepticismo de los sureños sobre la seriedad del anuncio que hizo Castillo Cervantes estriba en el hecho de que en los 6 años de esta agonizante administración estatal, la procuraduría no capturó un solo capo del crimen organizado que azota la región. ¿Por qué creerle ahora cuando solamente falta 10 días para que termine el gobierno de Peña Nieto? Por lo que respecta a la Secretaría de la Marina, les diremos que a partir del decreto presidencial del 1 de junio de 2008 se estructuró y preparo par participar activa- mente en el combate al crimen organizado. Para ello se crearon siete regiones y 14 zonas navales, se reubicaron 30 batallones de infantería, así como el establecimiento de un Cuartel General de Operaciones en la ciudad de México. La estructuración implicó, además de la redistribución de 5 mil infantes de Marina y el reclutamiento de 10 mil elementos más. Éstos integraran la Policía Marítima, encargada de apoyar al gobierno federal en el combate a la delincuencia organiza- da.





El aumento de elemento de la marina trajo consigo el requerimiento de mayores recursos económicos. La Armada de México supera ya los 50 mil efectivos y compensa las deserciones de 11 mil marinos, ocurridas durante el gobierno de Vicente Fox.

El entonces diputado del partido Convergencia José Manuel del Río Virgen, presidente de la Comisión de Marina, dijo en una entrevista a la revista Contralínea que esos cambios fueron atendidos, por el poder Ejecutivo y la Secretaría de Hacienda, con un incremento presupuestal de 29 mil millones de pesos.        Los recursos tienen el objetivo "meter de lleno a la Armada en la lucha antidrogas. Del Río explicó que la Armada de México "desplegaría mandos navales, que serían organizados en siete regiones, 13 zonas navales, 14 sectores navales y un cuartel general".

Al tiempo, a fines de noviembre de ese 2008 se anunciaron 6 mil 159 ascensos en la Secretaría de Marina: cuatro, de viceal- mirante a almirante; siete, de contralmi- rante a vicealmirante; 32, de capitán de navío a contralmirante; 91, de capitán de fragata a capitán de navío; 266, de capitán de corbeta a capitán de fragata; 452, de teniente de navío a capitán de corbeta; 241, de teniente de fragata a teniente de navío; 425, de teniente de corbeta a teniente de fragata; 197, de primer maestre a teniente de corbeta; 572, de segundo maestre a primer maestre; y 3 mil 872, de clases y marinería.
José Manuel del Río consideró que "para elevar la moral de los marinos hubo que amentar los salarios, que estaban muy rezagados"; además de "reagrupar a todas las zonas navales para que puedan tener mayor y mejor vigilancia".

El entonces legislador agregó que la Semar reactivaría los astilleros para construir sus propias patrullas oceánicas. Con ello se generarían alrededor de 20 mil empleos directos y 40 mil indirectos.


Contra el narcotráfico

Del Río Virgen explicó también que la reorganización de las unidades de Infantería de Marina obedece a la decisión de que la Armada de México participara en las labores de intercepción en mar territorial de la delincuencia organizada. Con ello, se combatiría "de forma frontal la inseguridad y el crimen.
El Acuerdo Secretarial 88, emitido por el Estado Mayor General de la Armada de México, señala que "es necesario aumen- tar la presencia del personal naval en la franja costera del país, en funciones de policía marítima, que permita fortalecer la capacidad de respuesta de la Armada de México, para coadyuvar de manera más efectiva en los esfuerzos que realiza el gobierno federal en el combate a la delin- cuencia organizada y el narcotráfico". Contralínea señala que el especialista en fuerzas armadas, José Luis Piñeiro, consideró que la reestructuración no sólo evidencia las limitaciones operativas de la Marina, su falta de personal y la carencia de armas modernas, sino el olvido al que fue sometida desde los gobiernos del Partido Revolucionario Institucional. Los presupuestos, además de raquíticos, habían sido recortados conforme avanzan los sexenios.

Los cambios, precisó el investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana, son más profundos e impactarán en diver- sos escenarios a una institución que hasta entonces sólo había tenido contacto tangencial con el crimen organizado. Ahora se involucra de lleno en operativos de intercepción en alta mar, persecuciones y, sobre todo, aseguramientos cuantiosos de cocaína en botes rápidos tipo go fast., así como incursiones en tierra.

En cifras, la Marina estuvo siempre lejana al Ejército y Fuerza Aérea en el balance de la lucha antidroga, que no se limita sólo a decomisos, detenciones o campañas de erradicación.
En 2006 se cumplieron 30 años de la participación del Ejército y Fuerza Aérea en la lucha contra el narcotráfico. El conteo oficial de la Sedena comenzó en 1976, con la puesta en marcha de la Operación Cóndor, en el norte del país.

En ese lapso y hasta el 18 de noviembre de 2007- los militares han perdido a 522 elementos (413 de tropa, 94 oficiales, 13 jefes y 2 generales) en acciones que van desde la erradicación de plantíos, hasta choques en la carretera, caída de aviones y helicópteros, enfrentamientos armados, volcadura de camionetas y personal ahogado en maniobras ribereñas o de alta mar. La Marina -en el mismo periodo- había sufrido alrededor de 55 bajas en operaciones enfocadas en la franja costera del país y en acciones desarrolladas en aguas territoriales, esto es en la franja de las 12 a las 200 millas de mar patrimonial y zona económica.

De 2000 al 2008 habían muerto 135 mili- tares y marinos: 127 fallecieron en el sexenio foxista. De éstos, 104 eran tropa, 26 con rango de capitanes, tenientes y subtenientes, así como tres coroneles y un teniente coronel. Las defunciones se dieron en operativos realizados en Sinaloa, Durango, Tamaulipas, Guerrero, Jalisco, Chihuahua, Nayarit, Sonora y Oaxaca. Además del incremento en las bajas que se prevé, habrá nuevos escenarios a nivel nacional e internacional. De acuerdo con Piñeiro, Estados Unidos presiona al gobierno mexicano para que éste participe en operaciones conjuntas y combinadas con otras fuerzas navales.

En esta dinámica también entró el Ejército, pese a que las fuerzas armadas de México no pueden estar bajo el mando o la coordinación de comandantes extranjeros, y mucho menos de Estados Unidos, seña- ló Piñeiro.

El investigador destaca que el contacto de la tropa y los oficiales con el narcotráfico generará problemas de corrupción, deserción y baja de moral: esto ocurre cuando los militares han estado expuestos largo tiempo a la influencia o a la tentación del dinero fácil y en abundancia. Los altos mandos no estarán exentos de esta cir- cunstancia en el corto o mediano plazo. Según la Comisión de Marina de la Cámara de Diputados, encargada de dar a conocer los detalles de la creación de la Policía Marítima, dicho cuerpo se sumará a actividades de lucha contra el crimen organizado, dada la imposibilidad del gobierno de enfrentar el fenómeno sólo con el Ejército.

Entradas populares