Día Internacional de la Mujer



UNIDAD PATRIOTICA

RECONOCE EL ESFUERZO Y LA RESISTENCIA
DE LAS MUJERES MILITANTES DEL SME





Y DE TODAS AQUELLAS VALIENTES MUJERES QUE SE HAN MANIFESTADO ORGANIZADO Y APOYADO LA DEFENSA DEL AGUA, LA TIERRA Y LOS RECURSOS NATURALES







¡¡¡Presas Políticas Libertad!!!


¡¡¡Vivan las Mujeres heróicas de la Resistencia!! !

¡¡¡Vivan las Mujeres que luchan por la defensa del Agua, la tierra y el Aire!!!



UNIDAD PATRIOTICA






8 de Marzo de 2010

A 100 años del Día Internacional de las mujeres trabajadoras

Mas de 500 años de luchas contra le explotación y el saqueo

Contra el imperialismo y el patriarcado

¡SEGUIREMOS LUCHANDO HASTA QUE TODAS SEAMOS LIBRES!




En 1910, en Dinamarca, la II Conferencia Internacional Socialista de Mujeres proclama, a partir de una propuesta de Clara Zetkin, la creación de un Día Internacional de las Mujeres. Se inspiraba en el ejemplo de las norteamericanas, que tenían su Día Anual de las Mujeres para demandar la igualdad económica y política, para denunciar la explotación de las trabajadoras, para demandar el derecho al voto y contra el trabajo infantil, entre tantas otras demandas.



Retomando el espíritu de esa declaración, luego de 100 años continuamos luchando contra un sistema de dominación que es, al mismo tiempo, capitalista, racista y patriarcal. Un sistema que continúa sometiendo a amplios sectores de la humanidad a las peores violencias, injusticias y desigualdades, y en el cual las mujeres y las niñas somos las más afectadas.

Es por ello que levantamos nuestra voz contra todos los intentos de convertir al 8 de marzo en un día de festejo. Lejos de ello: no queremos ni flores ni bombones, ¡queremos derechos y una vida digna!



Salimos a luchar y nos pronunciamos:



POR CONDICIONES DE VIDA Y DE TRABAJO DIGNAS PARA TODAS LAS MUJERES

La actual crisis económica, social y política no hace más que acrecentar la precariedad de la vida. Al aumento de los precios de la canasta básica y escolar se le suman el avasallamiento de los derechos laborales, la crisis de la salud, de la educación y de los servicios públicos y el aumento de la desocupación. Se trata de una realidad que golpea y afecta en primer lugar a las mujeres, ya que agrava el peso de nuestra jornada laboral y aumenta el trabajo doméstico.

Denunciamos al gobierno nacional, a los gobiernos provinciales y al gobierno de la Ciudad de Buenos Aires por las políticas implementadas, ya sea a través del recorte o la ausencia de programas sociales integrales, porque sabemos que estas políticas impactan directamente en las condiciones de vida de las mujeres.

Repudiamos la represión, el gatillo fácil y la criminalización de la pobreza en nuestros barrios.

Expresamos nuestra solidaridad con las trabajadorXs, con quienes luchan por acceder al trabajo en cooperativas sin punteros y con todas las luchas que enfrentan la precarización laboral y el desempleo.

Rechazamos que se siga descargando la crisis sobre lxs trabajadorxs y los pueblos de América Latina.

Denunciamos la feminización de la pobreza en todo nuestro continente, que nos empuja a la miseria y a la exclusión. Por iguales derechos y condiciones de vida para nuestras hermanas inmigrantes.



POR EL CESE DEL SAQUEO DE LOS BIENES NATURALES

Expresamos nuestra solidaridad con la lucha contra las hidroeléctricas, las madereras, la mega minería y contra todas las transnacionales y traslatinas que promueven el saqueo y la recolonización del continente.

Rechazamos la profundización de un modelo económico extractivo y saqueador de nuestros bienes naturales y a los agronegocios, que destruyen el medio ambiente y promueven la exclusión y la marginación de amplios pueblos de nuestro continente.

La concentración del control de la producción agrícola y ganadera en manos de las empresas, la destrucción de la agricultura a pequeña escala y la especulación financiera, han producido un aumento alarmante de los precios de los alimentos. Por ello defendemos el derecho a la soberanía alimentaria y a la lucha contra el hambre, ¡tenemos derecho a una alimentación saludable y a definir nuestros propios sistemas alimentarios y agrícolas!



Luchamos por el derecho de las mujeres y de los pueblos originarios a vivir en sus territorios respetando su cultura y su identidad.


POR LA PAZ Y LA DESMILITARIZACIÓN




Luchamos por la desmilitarización de América Latina: tanto las dictaduras como las intervenciones militares hacen de las mujeres un botín de guerra y utilizan la violencia sexual como estrategia en los conflictos armados.

Rechazamos la invasión militar en nombre de ayuda humanitaria tras la catástrofe ocurrida en Haití. Nos solidarizamos con las mujeres y el pueblo haitiano violado y violentado en sus derechos y exigimos el retiro inmediato de las tropas.


Nos pronunciamos contra el golpe de estado en Honduras: exigimos la libertad de todxs lxs presxs políticxs; denunciamos el asesinato de activistas; exigimos que se ponga fin a la violencia sexual, los femicidios y la represión contra el pueblo de Honduras. ¡Ni golpe de Estado, ni golpe a las mujeres! ¡Viva la lucha de las Feministas en Resistencia!

¡No a las bases militares Estadounidenses en Colombia y en América Latina!

Basta de violencia militar y paramilitar contra las mujeres y el pueblo de Colombia. Libertad a lxs presxs políticxs, basta de impunidad, de extradiciones y de condiciones aberrantes de detención. ¡Fuera Uribe y su democracia dictatorial!

No a la militarización de la vida cotidiana, tanto como a la criminalización y judicialización de la lucha popular en América Latina.

Expresamos nuestra solidaridad con los movimientos sociales y procesos populares que desafían y enfrentan al imperialismo en nuestro continente.

POR UN MUNDO SIN VIOLENCIA HACIA LAS MUJERES

Exigimos el derecho al aborto libre, seguro y gratuito. Luchamos por educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar y aborto legal para no morir. Repudiamos la judicialización de las mujeres por ejercer el derecho a decidir sobre sus cuerpos.



Repudiamos el avance de las iglesias y de los sectores más conservadores y reaccionarios contra los derechos de las mujeres.



Denunciamos la desaparición de mujeres en democracia secuestradas por las redes de trata para la prostitución y las redes de complicidad política, judicial y policial que sostienen el negocio de la trata y la prostitución.


Defendemos la vida y la libertad de quienes se encuentran en situación de prostitución, esclavitud laboral o cualquiera sea el fin que los proxenetas y tratantes de personas persigan. Exigimos leyes que castiguen efectivamente la trata de personas y protejan a las víctimas, teniendo en cuenta que los derechos humanos son irrenunciables y que nadie puede consentir su propia explotación. La prostitución es una forma de violencia contra las mujeres y una violación de los derechos de las humanas.


Denunciamos los asesinatos de mujeres en toda América Latina, y decimos: ¡no son crímenes pasionales, son femicidios!

Rechazamos la utilización del cuerpo de las mujeres como mercancía para la publicidad y denunciamos a la publicidad sexista.

Condenamos la lesbofobia, la travestofobia y la homofobia del patriarcado heteronormativo y racista. Defendemos el derecho de todas las personas a elegir a quién amar y a hacerlo libremente.



CUANDO UNA MUJER AVANZA

NINGÚN HOMBRE RETROCEDE,

CRECE LA LUCHA Y LA ORGANIZACIÓN



El capitalismo mata

El patriarcado mata

El Fondo Monetario Internacional mata

El banco Mundial mata

el Machismo mata

Entradas populares