SME, 95 años




Mensaje del FTE de México, integrante de la UIS de la Energía, de la UIS del Metal, de la Conferencia Internacional de la Juventud Sindicalista y de la Federación Sindical Mundial, con motivo del 95 aniversario del Sindicato Mexicano de Electricistas.


Compañeros (as) electricistas:
Aquella noche del 14 de diciembre de 1914, al aprobarse por la asamblea general el acta constitutiva del Sindicato Mexicano de Electricistas, surgió en la industria de vanguardia de la época, una organización obrera que sería gloriosa.
Apenas a una semana de que los ejércitos campesinos de Villa y Zapata habían ocupado la capital mexicana, en el punto culminante de la Revolución, desde el punto de vista político, el SME inició una larga lucha proletaria.

Fue el SME el único sindicato que se negó en 1915 a formar parte de los Batallones Rojos auspiciados por Obregón y Carranza para combatir a Villa y Zapata. Al siguiente año, participó activamente de la Huelga General de los Obreros del Distrito Federal, reprimida violentamente por Carranza. Más tarde, en 1936, en pleno auge de una nueva lucha de masas, llevó a cabo una importante huelga que permitió conquistar un Contrato Colectivo de Trabajo ejemplar para el movimiento obrero, especialmente la cláusula 64 relativa a las jubilaciones.

Décadas de lucha le confirieron al sindicato honores y gloria. Pero no todo ha sido miel sobre hojuelas.

El sindicato se mantuvo siempre como sindicato de empresa alejado de la forma moderna de organización del proletariado, en grandes sindicatos nacionales de industria, en un sector estratégico en continuo desarrollo.
La nacionalización de la industria eléctrica constituye un acontecimiento político de la más alta importancia para la nación. Las dos conclusiones certeras de los electricistas democráticos: la integración de la industria nacionalizada y la unidad sindical, son banderas vigentes.

En reiteradas ocasiones, las representaciones sindicales en turno se apartaron del proceso nacionalizador. Más aún, en 1992, se apoyaron acríticamente las reformas regresivas de Salinas de Gortari a la Ley del Servicio Público de Energía Eléctrica. Hoy, la industria eléctrica está sometida a una severa privatización furtiva.
La lucha de 1999-2005, encabezada por el SME, impidió que fueran reformados los artículos 27 y 28 constitucionales. Pero no se evitó la privatización pues, al momento, la mitad de la capacidad de generación eléctrica total a nivel nacional está en manos privadas.

En estos momentos, la agresión del Estado mexicano en su conjunto, que ha llevado a la ocupación policíaca de las instalaciones eléctricas de Luz y Fuerza del Centro, estando todos los electricistas fuera de sus centros de trabajo, es motivo suficiente de enojo y malestar entre los trabajadores y pueblo de México, cuya solidaridad se ha expresado en múltiples acciones.

El 95 aniversario del sindicato no es motivo solo de celebración sino de reflexión y autocrítica, valorando la historia de lucha del sindicato, errores y deficiencias, para sacar las conclusiones acertadas.

Estimamos que las banderas de lucha de los electricistas democráticos: integración de la industria eléctrica nacionalizada, contratación colectiva única y unidad sindical democrática, siguen siendo las referencias fundamentales de nuestro accionar programático en el sector.

En medio de serias dificultades, llamamos a los electricistas del SME a hacer honor a su tradición de lucha y seguir una política eléctrica independiente, mediante la toma de decisiones colectivas en interés de los trabajadores y de la nación.
Los saludamos como lo hacían los fundadores:

¡Salud y Revolución Social!




Frente de Trabajadores de la Energía,
de México







Boletín del FRENTE DE TRABAJADORES DE LA ENERGIA de MEXICO
Organización obrera afiliada a la FEDERACION SINDICAL MUNDIAL
www.fte-energia.org | prensa@fte-energia.org
Volumen 9, Número 335, diciembre 14 de 2009




Entradas populares