"Propuesta eléctrica nacionalizadora" análisis del FTE



Las funciones constitucionales estratégicas en materia de energía eléctrica corresponde realizarlas al Estado de manera exclusiva. Las actividades asociadas al servicio público NO se han extinguido ni siquiera se han suspendido. Por tanto, la materia del proceso de trabajo eléctrico subsiste. El FTE propone resolver políticamente el caso de Luz y Fuerza en el marco del proyecto nacionalizador mediante la integración de la industria eléctrica nacionalizada.


Introducción

El párrafo sexto del artículo 27 constitucional indica que,
“Corresponde exclusivamente a la nación generar, conducir, transformar, distribuir y abastecer energía eléctrica que tenga por objeto la prestación de servicio público. En esta materia no se otorgarán concesiones a los particulares y la nación aprovechará los bienes y recursos naturales que se requieran para dichos fines”.
Estas son las funciones constitucionales estratégicas que, de acuerdo a lo señalado en los artículos 28 y 25 constitucionales, solamente pueden realizarse de manera exclusiva por el Estado. Las funciones se expresan en el conjunto de actividades que constituyen el proceso de trabajo eléctrico y se sustancian en la materia de trabajo.
Por razones históricas, de la multitud de empresas eléctricas existentes desde hace cien años, en 1960 se configuró una sola, la Comisión Federal de Electricidad (CFE), creada en 1937. Después, en 1994, se creo mediante un decreto a Luz y Fuerza del Centro (LFC) misma que ha sido puesta en extinción por el gobierno federal. Ahora, existen condiciones para que exista una sola empresa eléctrica nacionalizada, siempre y cuando se defienda la materia de trabajo no a la empresa LFC que carece de perspectivas.




Subsistencia de la materia de trabajo

El decreto de Calderón del 11 de octubre de 2009 establece la “extinción” de Luz y Fuerza del Centro (LFC), esto es, la empresa desaparece. Sin embargo, la materia de trabajo NO desaparece ni ha desaparecido. En la región central del país se sigue abasteciendo el servicio público de energía eléctrica, salvo algunas anomalías localizadas, el sistema eléctrico sigue funcionando, las ciudades están iluminadas y el cobro de la electricidad sigue vigente.
LFC venía realizando las actividades de generación, distribución y comercialización de energía eléctrica en la capital del país y algunos estados vecinos. La llamada "zona de influencia" de LFC está determinada actualmente por el área de operación asignada a dicha empresa, sin embargo, el Area de Control Central (ACC),técnicamente definida, abarca una región mucho mayor, que atraviesa la República de Este (Vertiente del Golfo) a Oeste (Vertiente del Pacífico).

El crecimiento demográfico y económico del Valle de México - el mayor a nivel nacional -, demanda grandes volúmenes de energía, que no se producen localmente, y que le aporta la CFE a través de las regiones vecinas, Golfo y Pacífico, que corresponden a las regiones eléctricas Oriental y Occidental controladas por dicha comisión.
LFC siempre tuvo una pequeñísima capacidad instalada y de generación, históricamente no pasaba de los 1 mil MWe, la transmisión era realizada parcialmente en actividades de transformación de voltaje, siendo sus actividades básicas la distribución eléctrica y la comercialización de la misma. Estas actividades, desde la ocupación militar y policíaca de LFC las realiza la CFE, empresa estatal encargada de llevar acabo las funciones estratégicas constitucionales indicadas en el párrafo sexto del artículo 27 constitucional.



Que la materia de trabajo subsiste es del dominio público y se puede probar. Tan es así que el servicio no se ha interrumpido y el mismo gobierno decidió que lo suministrara la CFE. Esto es posible porque el Sistema Eléctrico Nacional (SEN) está interconectado en todo el país e incluye a la región central. El Sistema Interconectado Nacional (SIN) es el que permite que la energía generada en el interior del país pueda suministrarse en todas las regiones.

Si las funciones inherentes al proceso de trabajo eléctrico permanecen vigentes y están realizándose, la materia de trabajo subsiste. La desaparición de LFC no implica la desaparición de la materia de trabajo porque el proceso de trabajo implica a toda la industria eléctrica nacionalizada, aún la parte que ha sido inconstitucionalmente privatizada. Más información



Boletín del FRENTE DE TRABAJADORES DE LA ENERGIA de MEXICO
Organización obrera afiliada a la FEDERACION SINDICAL MUNDIAL
www.fte-energia.org | prensa@fte-energia.org
Volumen 9, Número 276, octubre 26 de 2009

Entradas populares